sábado, junio 15, 2024
Nacional

Generadoras de energía aseguran que Colombia todavía está en riesto de una crisis eléctrica

La Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg) ha advertido que el sistema de suministro eléctrico en Colombia enfrenta una serie de riesgos que podrían derivar en desabastecimiento desde el 2025.

Según la asociación, estos riesgos provienen de diversos factores que afectan desde la generación de energía hasta la disponibilidad de redes de transporte y combustibles para la generación térmica.

Alejandro Castañeda, presidente de Andeg, destacó la necesidad urgente de realizar una nueva subasta de cargo por confiabilidad o una reconfiguración del sistema. Esto se debe a que las proyecciones de demanda y la energía firme disponible no son suficientes para cubrir las necesidades del sistema a corto plazo.

Uno de los primeros riesgos concretos se manifestaría en Bogotá, donde atrasos en las redes de expansión, que llevan más de diez años desde su licitación, podrían dificultar el abastecimiento de la ciudad. “La línea de transmisión Sogamoso, licitada en 2014 y ganada por el Grupo Energía Bogotá, todavía no ha obtenido todas las licencias necesarias para su construcción”, señaló el informe.

Enlaza, filial del Grupo Energía Bogotá, alertó que desde 2026 las restricciones para transportar energía serían graves, aunque ya desde 2025 empezarían a ser notorias.

El operador del mercado eléctrico, XM, ha indicado que en regiones como Chocó y el Caribe ya se están llevando a cabo cortes programados de energía debido a la incapacidad de las redes para transportar toda la demanda.

Lo que desde la perspectiva del operador se muestra como un claro ejemplo de cómo la infraestructura existente es insuficiente para satisfacer las crecientes necesidades energéticas.

Además, los problemas no solo se centran en las redes de transporte. La generación de energía también presenta deficiencias importantes, especialmente en cuanto a la energía en firme de cargo por confiabilidad (Enficc). Castañeda mencionó que para 2026 – 2027 se proyecta un déficit del 2 %, y para el año eléctrico 2027 – 2028, el hueco en la demanda sería del 4 %, cifras preocupantes para el sector.

El Ministerio de Minas y Energía, con respecto a las subastas de cargo por confiabilidad, presentó una subasta el 2023 para cubrir el 2024. Sin embargo, Castañeda ha manifestado que no considera esta subasta como exitosa y aboga por una nueva convocatoria este mismo año.

El ministro de Minas y Energía, Andrés Camacho, reconoció la necesidad de evaluar propuestas como subastas enfocadas en energías renovables o subastas regionales, aunque no especificó cuándo se darían.

Es crucial tener en cuenta que la energía proyectada en firme incluye proyectos que aún no han entrado en operación. Castañeda señaló la baja efectividad en la materialización de los proyectos planificados en los últimos años, lo que podría significar un riesgo adicional para el sistema energético, que se basa en la entrada de esta energía.

Frente a este panorama, el gremio ha instado a tomar acciones inmediatas para evitar un colapso en el suministro eléctrico del país. “Llamamos a la realización de una subasta de reconfiguración de cargo por confiabilidad que permita a las plantas existentes con energía en firme entrar en este mecanismo”, concluyó Castañeda.
El panorama del gas

El abastecimiento de gas en el país enfrenta serios desafíos para los próximos años debido a una notable disminución en las reservas. Según el más reciente informe de recursos y reservas de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), se ha evidenciado una caída significativa en las reservas de gas natural, lo que genera una fuerte preocupación entre las centrales térmicas, que son las principales consumidoras de este recurso.

En la actualidad, el ánimo por construir nuevas plantas térmicas es limitado debido a las dificultades para obtener contratos de suministro de gas natural a largo plazo. Castañeda comentó que “en este momento no hay mucho apetito por construir nuevas plantas dada la dificultad para conseguir contratos de largo plazo de gas natural”. Las plantas térmicas, en su mayoría, dependen del gas natural para su funcionamiento, por lo que la falta de este recurso podría afectar gravemente la generación de electricidad en el país.

La planta de regasificación Spec, anunció a comienzos del 2024 que ampliará su capacidad para poner más gas en el mercado. Específicamente, se incrementarán 130 millones de pies cúbicos diarios, alcanzando así una capacidad total de 530 millones de pies cúbicos diarios (equivalente a aproximadamente 14.8 millones de metros cúbicos diarios). Esta expansión podría aliviar parcialmente la demanda, ya que, de acuerdo con Castañeda, “esto podría ser el equivalente al consumo de una térmica de entre 600 y 700 megavatios”.

A pesar de las medidas tomadas por Spec, la preocupación persiste. Castañeda subrayó que “se requiere de más soluciones de suministro de este energético”, sugiriendo que la ampliación de capacidad de Spec solo resolverá temporalmente los problemas de suministro. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *