martes, mayo 21, 2024
Destacado

Altos mandos de la Policía estarían vinculados con el narcotráfico

No paran los escándalos en la Policía Nacional, después de que se conociera un nuevo capítulo de la investigación que se adelanta contra tres mayores y un patrullero de la institución, por su presunta participación en el negocio del narcotráfico.

De hecho, aunque la noticia fue conocida en agosto de 2023, en la mañana de este domingo 05 de mayo se conoció un nuevo avance de la investigación, que ha puesto al descubierto una densa red de corrupción que liga a altos mandos de la Policía Nacional de Colombia.

La investigación, que arrancó con la detención de los tres oficiales, ha escalado a implicar al exsubdirector de la Policía, el general Tito Castellanos, en un caso que podría estremecer las estructuras de poder en el país, según reveló la revista Cambio.

Los oficiales acusados, identificados como los mayores Pablo Andrés Uribe, Carlos Mario Montoya, Andrés Felipe Osorio, y el patrullero Elkin José Tovio, fueron señalados por su participación en un esquema que comenzó con el robo de recompensas destinadas a la lucha contra el narcotráfico, para luego asociarse con organizaciones criminales como el Clan del Golfo y La Cordillera en el tráfico de cocaína.

De hecho, el medio nacional señaló que el trabajo de la estructura era confusa y su táctica les permitía a los implicados operar impunemente, estafando tanto a narcotraficantes como a las autoridades, al cobrar por el transporte seguro de drogas a puertos colombianos y su salida hacia Europa, para luego denunciar esos mismos cargamentos y reclamar las recompensas.

Incluso, los testimonios que pesan en contra del general indicarían que Castellanos era uno de los protagonistas en la red de corrupción y crimen, y se le acusa de recibir dinero de grupos ilegales como el Clan del Golfo a cambio de información privilegiada obtenida de agencias de seguridad como la DEA.

El caso tomó un giro aún más serio cuando uno de los implicados mencionó a Castellanos, lo que llevó a la Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia a abrir una indagación preliminar en abril de este año. Castellanos, que había sido removido de su cargo en diciembre del año anterior, es un nombre conocido no solo por su larga trayectoria en Antinarcóticos sino también por su implicación en varios escándalos que han salpicado su carrera.

De hecho, aparece vinculado a escándalos que involucran a la estructura de Diego Marín y de alias ‘El Bendecido’, además de ser cuestionado por la fuga de alias Matamba y de las salidas de prisión irregulares de Carlos Mattos. Sin embargo, cuando se anunció su salida a la opinión pública, lograron desviar atención asegurando que se trataba de una lucha de poder con el entonces general Carlos Triana.

Además, el medio nacional ha revelado que Castellanos contaba con el respaldo de figuras políticas de alto nivel, incluyendo vínculos con el entonces presidente Iván Duque que, al parecer, fue fundamental para que pudiera mantenerse en su posición a pesar de las crecientes sospechas y acusaciones en su contra. De hecho, en varias ocasiones, el general Castellanos habría hecho pública su relación con el mandatario, según informaron fuentes de la Policía.

Por su parte, Castellanos ha decidido guardar silencio ante las acusaciones, sugiriendo que podrían ser parte de una estrategia para desacreditarlo. Sin embargo, con el avance de la investigación y los testimonios corroborados por fuentes civiles y oficiales, la situación legal del general se complica.

Este escándalo no solo amenaza con desenmascarar los niveles más altos de corrupción dentro de la Policía Nacional, sino que también pone en cuestión la eficacia de los mecanismos de control y contra inteligencia internos. Las extradiciones solicitadas por Estados Unidos de los tres mayores implicados podrían abrir una caja de Pandora, revelando hasta qué punto las redes del narcotráfico han infiltrado las instituciones encargadas de combatirlas.

Hasta el momento, las autoridades tendrían en su poder los montos que habría recibido el entramado delictivo dentro de la Policía, sin embargo, los valores permanecerían ocultos para no entorpecer las investigaciones. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *