sábado, abril 13, 2024
Internacional

Permiten a Assange seguir luchando contra su extradición a EE.UU.

El Tribunal Superior de Londres ha fallado este martes a favor del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y le ha permitido seguir apelando su extradición a EE.UU.

La corte dio tres semanas al Gobierno de EE.UU. para que ofrezca garantías de que durante el proceso judicial se respetarán los derechos de Assange y que no se enfrentará a la pena de muerte. Si Washington no ofrece estas garantías, entonces Assange podrá presentar un recurso en una vista completa de su caso.

«Si se dan las garantías, las partes tendrán una nueva oportunidad de presentar alegaciones y habrá una nueva audiencia el 20 de mayo de 2024 para decidir si las garantías son satisfactorias, y para tomar una decisión final sobre el permiso para apelar», reza el comunicado.

La esposa del periodista, Stella Assange, dijo estar «asombrada» por la decisión del tribunal. Afirmó que el Gobierno de Joe Biden «debería abandonar este vergonzoso caso». «Esto es una vergüenza para toda democracia», aseveró.

Además, denunció que su marido «es un preso político». «Los cargos contra él son para castigarle por publicar la verdad, por publicar pruebas de los crímenes de guerra cometidos por el país que trata de extraditarle», condenó Stella.

Al respecto, el experto en derecho penal y analista político, José Manuel Rivero Pérez, opina que se trata de una persecución con objetivos políticos del «imperialismo» estadounidense para evitar «cualquier crítica, cualquier filtración de crímenes» que EE.UU. y la OTAN estén «extendiendo por todo el mundo».

En febrero, se realizaron dos días de audiencias en el tribunal, en las que Assange apeló contra su extradición. En esa oportunidad, dos jueces de la corte declararon que necesitaban tiempo para tomar una decisión en el caso.

Assange fue recluido en la cárcel londinense de Belmarsh en 2019, luego de que el entonces presidente de Ecuador, Lenín Moreno, permitiera su arresto en la Embajada ecuatoriana en Londres, donde el periodista australiano había permanecido en condición de asilado durante siete años, desde junio de 2012.

En junio de 2022, el Reino Unido aprobó la extradición de Assange a EE.UU. y, desde ese momento, el periodista intentó apelar la decisión del tribunal para evitarla.

El activista australiano es reclamado por las autoridades estadounidenses por 18 cargos relacionados con la publicación en WikiLeaks de grandes cantidades de archivos militares y cables diplomáticos confidenciales altamente comprometedores para Washington sobre sus actividades en las guerras de Irak y Afganistán. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *