sábado, abril 13, 2024
Opinión

Lo Haré

“Los hombres de acción son favorecidos por la diosa de la buena suerte. La acción, y sólo acción, te conducirá hacia el éxito que deseas.”
George S Clason
El hombre más rico de Babilonia


En 1991, en una jornada de capacitación de Prolibros del Caribe Ltda, un compañero vendedor nos compartió el documento Ese Algo, firmado al final con las siglas DRA (Derechos Reservados del Autor). Recuerdo como si fuese ayer que Jorge Duque Linares durante el entrenamiento a los vendedores del seminario Cómo lograr una Actitud Positiva había resaltado la importancia de la acción para lograr el éxito. Fue entonces cuando el amigo intervino durante la formación, y expreso que “grabar estas dos palabras en la mente: Lo Haré, es un talismán poderoso para atraer el éxito”. Como producto de su frenesí, se fotocopió el documento de ocho hojas, tamaño oficio, escrito a máquina de escribir, y se entregó a cada participante. Lo leí en el bus, viajando de Barranquilla a Riohacha, tres o cuatro veces. Cuando me bajé del bus, sentí que para mí todo era posible.

Durante esos días, cuando alguien me comentaba algo, respondía: —Lo haré. La gente se sorprendía con mi respuesta. En septiembre de ese año me retiré de Prolibros del Caribe Ltda y me vinculé en octubre como Jefe de la División de Empleo y Seguridad Social del Mintrabajo Seccional Guajira, y ya tenía un contrato de docente ocasional con la Universidad de La Guajira (febrero a diciembre de 1991), ostentaba la Presidencia del Capítulo Wuayma (OL de Cámara Junior de Colombia) y fui electo Presidente de la Asociación de Egresados de La Universidad de La Guajira. Recuerdo que por ello mi primo Reinaldo Melo Guerrero se mofaba, en las reuniones de Cámara Junior, con una sonrisa, decía: —El primo Carlos tiene más puesto que un bus.

Al grabar en mi mente estas dos palabras: LO HARÉ, se despertó Ese Algo que dormía en mi interior. Empecé a compartir con mis alumnos en las clases (en sesiones cortas de 10 a 15 minutos) la importancia de tener sueños en la vida y de ponerse en acción para lograrlos; a igual que en los eventos locales, regionales y nacionales de Cámara Júnior, en conferencias y en disertaciones con empresarios. En 1992 Pepe Palacio Coronado publicó, en su periódico Causa Guajira, mi primer escrito titulado Atrévete a triunfar.

Soy un ejemplo evidente del epígrafe. Puedo afirmar que la acción revalida nuestro compromiso interior. Por ello, en mi libro Despierta Ese Algo (2016) escribo: “Cuando decidimos algo y mantenemos en nuestra mente estas dos palabras: LO HARÉ, activamos en nuestro cerebro, sin darnos cuenta, lo que Lou E. Tice denomina el <sistema reticular>, que es como un proyectil teledirigido que siempre da en el blanco. Esto nos hace asumir una actitud positiva que atraen a las personas o a las circunstancias que obran a nuestro favor.

Figura 1. Fórmula para lograr el éxito | Fuente Carlos Melo Freyle. Despierta Ese Algo.

Ese Algo, se convirtió para mi en una magnífica opción. Fue así como en el 1998 empecé a escribir la primera versión del libro Ese Algo, que básicamente contenía el cuento y un preámbulo que resumía mis disertaciones. Esta primera edición la publiqué en diciembre de 1999.

En un congreso de TOC (Teoría de Restricciones) realizado por Piénsalo Colombia, llevado a cabo en Bogotá en 2003, con Aliyahu Goldratt, empecé a bosquejar el diagrama de la figura, basado en la explicación del Árbol de Realidad que hacía este escritor de su herramienta construida para identificar, a partir de causas y efectos, la causa raíz de efectos indeseables.

Con esta creación, y con la inspiración del libro ¿Quién se ha llevado mi queso? de Spencer Johson, escribí entre el 2003 y el 2004 la segunda edición de mi libro, pero, por recomendaciones de mi primo Nicanor Escudero, gran lector y dueño de una librería, se tituló Despierta Ese Algo.

Como se puede observar en la figura, la acción es una constante en el camino del éxito. Ninguna meta, ningún propósito, puede lograrse sin acción; y así lo preciso en mi libro.

Con gran vehemencia, utilizando como herramienta didáctica la gráfica, explico en mi libro: “Es la acción, y sólo la acción, en proporción a nuestra fe, lo que nos llena de confianza. Es la acción, y sólo la acción, lo que permite transformar nuestra confianza en poder. Es la acción, y sólo la acción, lo que activa nuestra confianza y, en consecuencia, nos permite soñar, ambicionar. Es la acción, y sólo la acción, lo que activa nuestro poder para lograr lo que ambicionamos. Así, utilizando nuestro poder para accionar según lo ambicionado, logramos todo lo que nos propongamos en la vida. Por ello, el talismán del éxito son estas dos palabras, que invito grabar con letras de fuego en su mente: LO HARÉ.”

 

En el libro La ciencia de hacerse rico, Wallace D. Wattles escribe al respecto: “Una persona debe no sólo pensar, sino que su acción personal debe complementar su pensamiento.” Parafraseando a la Watles se puede afirmar que pensar de una forma correcta atraerá lo que anhelamos de la vida, pero no se logrará lo que deseamos solamente en el pensamiento, dejando de lado la acción personal. Esta es la razón por la que mucha gente se encuentran con el fracaso, pues fracasan al no conectar el pensamiento con la acción personal. Así pues, “el secreto” de toda persona exitosa es combinar el pensamiento y la acción personal.

No obstante, Watles nos advierte que esta combinación funciona en virtud del poder del aquí y del ahora cuando en el capítulo Actuando de la manera correcta de su libro La ciencia de hacerse rico escribe: “Con el pensamiento, lo que quiera es traído a usted. Con la acción, lo recibe. Cualquiera sea su acción, es evidente que debe actuar AHORA. No puede actuar en el pasado, y es esencial para la claridad de su imagen mental que saque el pasado de su mente. No puede actuar en el futuro, porque el futuro todavía no ha llegado. Y no puede decir cómo quiere actuar en una eventualidad del futuro hasta que esa eventualidad haya llegado. […] Y su acción, cualquiera que sea, probablemente deba ser en su negocio o empleo actual y sobre las personas y cosas en su ambiente actual. No puede actuar donde no está, no puede actuar donde ha estado y no puede actuar donde va a estar. Puede actuar sólo donde está.”

Con la omisión, que es una forma de acción, se construye el hábito de la dilación o procrastinación, Mucha gente añora un cambio positivo en su vida y desea específicamente algunas cosas, pero espera que Dios o alguien ajenos a ellos actúen por ellos, desconectando el pensamiento y la acción personal. Al respecto Watles afirma: “No le dé su impulso creativo a la sustancia original y luego siéntese a esperar los resultados. Si lo hace, nunca obtendrá nada. Actúe ahora. No hay mejor momento que el ahora. Si quiere alistarse para recibir lo que quiere, debe comenzar AHORA.”

No hay acción irrelevante, toda acción nos conduce a los resultados que deseamos. Por ello, en mi libro Despierta Ese Algo escribo: “Si te hiciste el propósito de levantarte por la mañana para hacer ejercicios, y cuando suena el despertador (si lo necesitas para despertarte) sientes que no te puedes levantar, recuerda estas dos palabras: LO HARÉ, y entonces te levantarás de la cama como impulsado por un resorte. Si tienes que hacer un informe, pero consideras que no tienes los datos suficientes, recuerda estas dos palabras: LO HARÉ, y una energía arrolladora te hará buscar lo pertinente. Cuando sientas duda, dite a ti mismo: LO HARÉ, y los temores desaparecerán y empezarás a actuar. […] La gente que desconoce esto considera como buena suerte los resultados obtenidos cuando somos positivos. Lo cierto es que cuando somos positivos, activamos en nuestras vidas la fe, la confianza, el poder, la ambición y mucho más.”

Figura 2. Integralidad del Hacer | Fuente: Stephen Covey. Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

Stephen Covey en el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva aborda lo anterior, cuando escribe: “La persona de éxito tiene el hábito de hacer las cosas que a quienes fracasan no les gusta hacer. No necesariamente le gusta hacerlas, pero su disgusto está subordinado a la fuerza de sus propósitos.”

Tengamos presente que la vida es movimiento, y el movimiento es proporcionado por una acción. Sin acción no hay resultados, y, por ende, son las pequeñas acciones consistentes las que nos permite fortalecer el saber hacer y la actitud (querer hacer) para obtener los medio para hacer. En la figura 2 se bosqueja la integralidad del hacer, la cual nos permite comprender que las acciones se vuelven fácil cuando tenemos la actitud para hacerlas, con el conocimiento y los recursos necesarios. El querer, movidos por un propósito, nos insta a aprender y buscar los medios para hacer. Por ello, graba en tu mente estas dos palabras: LO HARÉ.

A guisa de conclusión, comparto esta gran verdad de James Allen, quien en el libro Los caminos de la felicidad resalta: “El que, al simplificar su vida y purificar su mente, ha llegado a la comprensión de la bella simplicidad del ser, percibe la inmutable operación de la ley en todas las cosas, conoce el resultado que todos los pensamientos y acciones tendrán en él y en el mundo y conoce también los efectos que están vinculados con las razones mentales que él pone en movimiento. Entonces sólo quienes tienen pensamientos y acciones que son bendecidas desde un comienzo, bendecidas en su crecimiento y bendecidas en su culminación. Al aceptar con humildad los legítimos resultados de todos los actos realizados cuando se hallaba en un estado de ignorancia, no se queja, ni teme, ni cuestiona nada, sino que está tranquilo en la obediencia, perfectamente bendecido en su conocimiento de la Buena Ley.”

Mi estimado lector, cuando decidimos algo y grabamos en nuestra mente, con letras de fuego, estas dos palabras: LO HARÉ, nada será imposible para nosotros; por el contrario, el universo conspira para materializar nuestro propósito. Te invito a despertar Ese Algo para que puedas mantener en mente estas dos palabras: LO HARÉ; y juntos hagamos posible la construcción de un mundo mejor.

Por: Carlos Rafael Melo Freyle

2 comentarios en «Lo Haré»

  • Lo Haré.Muy buen artículo escrito por mi amigo Carlos Melo.Me hace ratificar ,unos propósitos que tengo en mi vida,en la cual me he encontrado conmigo mismo y me he automotivado a seguir adelante,como en muchas ocasiones,lograba realizar y conseguir mis propósitos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *