lunes, abril 22, 2024
Variedades

Una nueva teoría radical pone en duda la existencia de la materia oscura

Un par de científicos del University College de Londres propusieron en un artículo, recientemente publicado en el servicio de preimpresión arXiv, una nueva teoría en la que se sugiere la ausencia de materia oscura en el universo, lo que la convierte en una alternativa a la gravedad cuántica.

La gravedad cuántica es una teoría física que pretende explicar el comportamiento de la gravedad descrita en la teoría de la relatividad de Albert Einstein, mediante la curvatura del espacio-tiempo, con los principios de la teoría cuántica que rigen a las partículas más pequeñas del universo. A pesar de que ambas teorías son contradictorias, han existido esfuerzos para tratar de unificarlas.

Conociendo la alternativa a la gravedad cuántica

El profesor Jonathan Oppenheim indicó con su teoría poscuántica de la gravedad clásica, en la que se pretende juntar los dos pilares de la física moderna antes mencionados, que la expansión del universo y la rotación de las galaxias podrían producirse sin la presencia de materia o energía oscura.

«En ausencia de evidencia directa de la energía oscura o la materia oscura, es natural preguntarse si pueden ser construcciones científicas innecesarias como las esferas celestes, el éter o el planeta Vulcano, todos los cuales fueron reemplazados por explicaciones más simples», señaló Oppenheim, quien recalcó que «[la] gravedad [cuántica] tiene un largo historial de ser una embaucadora».

De acuerdo con el modelo cosmológico estándar, la materia visible solo constituye el 5% de su contenido, mientras que la energía o materia oscura constituyen la parte restante (95%). Una de las características de la materia oscura es que no interactúa con la materia ordinaria, por lo que es posible detectarla a través de la influencia gravitatoria sobre otros objetos.

En la teoría de Oppenheim se plantea el tejido del espacio-tiempo como suave y continuo (clásico), incluso cuando los campos de la materia siguen siendo cuánticos. Sin embargo, la velocidad con la que fluye el tiempo es aleatoria, como el flujo de una corriente, por lo el espacio se deformaría al azar, además de que el tiempo variaría en diferentes zonas del universo. También se prevé una ruptura intrínseca en la previsibilidad, la cual es mediada por el espacio-tiempo.

Este enfoque pretende explicar que pareciera que el 95% de la materia o energía del universo se debe a fluctuaciones aleatorias del espacio-tiempo, cuyo origen se debe a una falla fundamental en la previsibilidad o a un entorno que no obedece las leyes de la física de la teoría clásica o cuántica.

Sin embargo, se ha demostrado hasta el momento que estas fluctuaciones gravitacionales aleatorias son dominantes en distancias cortas. Por otro lado, Oppenheim advirtió que aún se necesita una mayor compresión de este efecto, ya que existe otra evidencia indirecta de materia, por lo que se necesitan más cálculos y comparaciones de los datos. Con RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *