martes, febrero 27, 2024
Política

Agmeth Escaf lanzó duro mensaje por la pérdida de los Panamericanos

Panam Sports confirmó oficialmente que Barranquilla no será la anfitriona de los Juegos Panamericanos 2027, designando a Asunción (Paraguay) y Lima (Perú) como las ciudades candidatas para recibir el evento deportivo.

Esta decisión desató una ola de reacciones por parte de figuras públicas y políticos en Colombia, entre las que se destaca la indignación expresada por el representante a la Cámara Agmeth Escaf, que criticó duramente esta resolución y su impacto en la ciudad de Barranquilla.

Tras la exclusión de Barranquilla, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, atribuyó la retirada de la sede a un supuesto compromiso previo de Panam Sports con Asunción, calificando la acción como una “burla a Colombia” y un acto unilateral.

Este comentario surge en un contexto donde las decisiones y repercusiones del gobierno anterior, dirigido por Iván Duque, son aún materia de discusión en el ámbito político del país. Escaf, perteneciente al mismo movimiento político que llevó al presidente Petro al poder, expuso su descontento hacia la administración actual y la previa, señalando incumplimientos financieros que, a su juicio, contribuyeron a la pérdida de la sede de los juegos para Barranquilla.

En un intento por esclarecer la situación, Escaf exigió al Gobierno nacional una disculpa para Barranquilla, argumentando que la ciudad es la mayor perjudicada por este incidente y criticando la gestión de los compromisos adquiridos tanto por la administración de Duque como por la actual de Petro.

“Realmente estas no son las formas en las que ninguna tierra debe ser tratada realmente, ni ninguna tierra, pero Barranquilla está llevando doble garrotera. Se venía luchando el proceso de los Juegos Panamericanos independientemente de lo que haya hecho el anterior gobierno, el objetivo era reparar en este gobierno, tomamos la palabra de que se iban a hacer, se llegaron a unos acuerdos y nos desinflan a última hora”, recalcó Agmeth Escaf durante entrevista con Blu Radio.

Así mismo, previamente en una declaración enfática del congresista a través de sus redes sociales criticó duramente el manejo de un contrato internacional por parte de las autoridades, catalogándolo como una oportunidad desperdiciada que terminó perjudicando significativamente a Barranquilla.

Escaf señaló que, a pesar de tener todo dispuesto para asegurar un beneficio mutuo, el contrato fue desatendido, lo que resultó en una pérdida económica considerable para la ciudad y en una dañina imagen para el país en el ámbito internacional.

El contrato mencionado presentaba cláusulas específicas y claras que exigían cumplimiento y respeto. Según el representante Escaf, el abandono de estas responsabilidades no solo implicó una pérdida financiera para Barranquilla sino que también afectó la percepción sobre la seriedad y fiabilidad de Colombia como país ante los ojos del mundo. Este incidente, según críticas, refleja un manejo negligente de acuerdos internacionales y una falta de compromiso que trasciende las consecuencias económicas inmediatas.

“Se trataba de un contrato internacional con cláusulas muy claras que debíamos cumplir, que debíamos respetar, y no lo hicimos. Quedamos ante el mundo como un país poco serio. Barranquilla perdió un montón de plata. En fin…nada justifica que esto haya pasado”, dijo en su publicación.

La frustración de Escaf es palpable, especialmente al considerar que Barranquilla fue la más perjudicada por esta situación. El líder político descartó cualquier intento de politizar el incidente al señalar que, independientemente de cualquier beneficio que pudieran haber obtenido familias influyentes como los Char, son los ciudadanos de Barranquilla y el prestigio del país los que se han visto realmente afectados. Para él, el gobierno debe una disculpa a la ciudad por el manejo inadecuado y las oportunidades perdidas.

“Es que aquí cuando tu no tienes aquí línea, uno sencillamente puede sacar conjeturas y conspiraciones, eso nunca lo he escuchado de boca del presidente, pero se siente, se siente algo extraño ahí, se siente un tufo ahí”, dijo al medio citado.

Y agregó que: “Hay un componente importante también político en la ciudad, en el Caribe colombiano”.

Aunque la crítica de Escaf es severa, subraya la necesidad de una reflexión profunda por parte de las autoridades sobre cómo se gestionan y respetan los compromisos internacionales. La situación descrita pone de manifiesto problemas estructurales en la administración de acuerdos que pueden tener repercusiones duraderas en la imagen y economía de ciudades y, por extensión, del país.

En otra publicación el congresista culpó al incumplimiento del Gobierno por perder la sede de las justas que se celebrarían en Barranquilla.

“Entiendan algo: la sede se perdió porque el gobierno incumplió. Así de sencillo. Yo sigo firme con Gustavo Petro, y estoy metido en toda clase de líos jurídicos por apoyarlo, pero no por eso voy a defender lo indefendible. Si por esta posición van a tratarme de bandido y de Manguito (cosa que ya ni me sorprende), y van a tildar a toda una ciudad de corrupta y bruta, revísense. Están muy mal”, resaltó Escaf.

En esta publicación, el representante expresó su decepción ante la reacción de ciertos sectores progresistas tras la no adjudicación de los Juegos Panamericanos a Barranquilla, acusando a estos de lanzar comentarios clasistas y derogatorios hacia la ciudad y sus habitantes. Las críticas se centran en descripciones peyorativas que etiquetan a la localidad y su población de manera negativa, en contraposición a su realidad sociopolítica, destacando el apoyo mayoritario que recibió el presidente Gustavo Petro en esta región.

“Basta leer los comentarios para comprobar que muchos se alegran de lo que pasó porque consideran que Barranquilla es una cloaca llena de vagos corronchos que no nos bañamos, que solo “mamamos” ron y que votamos por lo peor del país. Les recuerdo que aquí ganó de lejos el presidente @petrogustavo y que la más grande manifestación en su apoyo se hizo en Barranquilla”.

Los comentarios en cuestión también señalaron la ineptitud del Ministerio de Deporte como razón detrás de la pérdida de la sede para los mencionados juegos, implicando fallas gubernamentales como el corazón del problema.

La controversia trascendió hacia una polarización que etiqueta injustamente a Barranquilla, ignorando los significativos respaldos políticos y sociales manifestados en la zona. Se resalta el hecho de que la mayor manifestación de apoyo a Gustavo Petro se llevó a cabo en Barranquilla, evidenciando un respaldo político contrapuesto a las críticas levantadas. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *