martes, febrero 27, 2024
General

Homenaje religioso y musical al inmortal Diomedes Díaz

Sigue vivo a través de su música, su legado es inolvidable y su sentido humanitario es la cualidad que más recuerdan los fanáticos del ‘Cacique de La Junta’, Diomedes Díaz, quienes lo homenajearon en Valledupar al cumplirse una década de su fallecimiento.

Una serenata fue el inicio de las actividades realizadas en Jardines del Ecce Homo, hasta donde llegaron sus fanáticos y amigos coreando sus canciones ante la tumba que estaba perfectamente decorada con flores rojas, blancas y amarillas.

Una fotografía del artista identificaba la tumba, muchos aprovecharon el momento para tomarse fotos y hasta versear ante quien fue su ídolo y máximo exponente del folclor vallenato.

Con globos blancos en los que estaba grabado el nombre de Martín Elías, Rafael Santos rindió homenaje a su padre ante la tumba donde reposan sus restos. Asimismo, junto al acordeonero Jimmy Zambrano, interpretó canciones como ‘Mi muchacho’, que tanto cantó junto a su padre.

“A Dios siempre damos gracias por regalarnos un padre hermoso que nos brindó educación, amor y valores, pero además nos inculcó el amor hacia el folclor vallenato. Se cumplieron diez años son Diomedes Diaz, pero su legado sigue en el corazón de cada uno de nosotros”, aseguró Rafael Santos, quien estuvo acompañado por sus hermanos Sielva María Díaz, Kelly Elvira Díaz y Betsy Liliana Díaz.

El Mariachi Garibaldi, el que le cantó hasta en sus cumpleaños, lleva una década ofreciendo su repertorio en el homenaje póstumo. Interpretaron canciones como ‘Nadie es eterno’, ‘Amigo’, ‘Amor eterno’, entre otras, las cuales eran coreadas por los seguidores de ‘El Cacique de La Junta’, que llegaron a Valledupar desde Magdalena, La Guajira, Barrancabermeja, Bolívar y de todos los rincones del Cesar.

“A Diomedes siempre le gustó la música mexicana, incluso él iba a sus concierto con botas de mariachi. Aunque siempre se debió a su público vallenato, no dejaba atrás este género de la guitarra y admiraba a Vicente Fernández”, dijo Fernando Gaviria, cantante del mariachi Garibaldi y amigo de Diomedes.

Dijo no recordar desde cuando le cantaba ranchera a ‘El Cacique de La Junta’, fueron muchos años de parranda con él. Ahora desde su muerte en el 2013, no falla en el homenaje ante su tumba.

SIGUE VIGENTE

‘Siempre ahí’, es el eslogan que caracteriza a Joaquín Guillén, quien por años acompañó como manager a Diomedes y desde su muerte se encarga de recordarlo a través de un homenaje musical y religioso.

Y así ocurrió ayer, desde temprano Guillén lo preparó todo y presidió el homenaje recibiendo además a visitantes que cada año asisten a Jardines del Ecce Homo. “Viviré agradecido con mi compadre hasta que Dios me tenga con vida, le debo mucho a Diomedes y esa frase ‘siempre ahí’ es una muestra del aprecio que nos teníamos. Fue una amistad que se cultivó desde que el Cacique no era nadie”.

Reiteró que la idea es mantener a Diomedes vivo a través de la música, además de enaltecer su gusto por la música mexicana, la que escuchaba junto a los éxitos de Calixto Ochoa y Poncho Zuleta. “El Cacique sigue vigente, sigue dando lidia y haciendo lo que siempre expresó, que después de muerto sería mejor”.

Entre los asistentes al homenaje, había personas de distintos municipios y departamentos. Tal es el caso de Eduardo Miranda, quien desde Bosconia llegó a Jardines del Ecce Homo a participar en el evento. “He sido un seguidor de Diomedes Díaz, siempre asistí a sus conciertos hasta en otras zonas como Riohacha, Santa Marta y cada rincón del Cesar, a donde llegué a versear para acompañarlo”.

Otro de los asistentes fue Luis David Gómez, abogado nativo de Valledupar, quien resaltó que de Diomedes no solo se debe resaltar su cualidad musical sino la humanitaria. “Lo conocí en la Cárcel Judicial, allí era un ídolo no solo por sus canciones, sino por la ayuda que ofrecía a la población privada de la libertad. Un día fui testigo de cómo repartió sus regalías a los presos y hasta a mi me regaló 200.000 pesos como aguinaldos; fue un personaje y muchos no conocieron ese corazón tan grande que tenía el Cacique”, afirmó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *