sábado, febrero 24, 2024
Política

Jota Pe Hernández se unió a la oleada de críticas por liberación de Álex Saab

Álex Saab, señalado colaborador del presidente venezolano Nicolás Maduro, fue liberado como parte de un intercambio de prisioneros realizado entre Estados Unidos y Venezuela. La operación resultó en la liberación de Saab y de 36 presos políticos detenidos por el régimen de Nicolás Maduro.

La noticia, y en especial la cariñosa manera en la que el gobernante venezolano recibió en Caracas a Saab, ha suscitado reacciones críticas, incluidas las del senador de la Alianza Verde Jota Pe Hernández, que no contempló reparos para manifestar su desagrado.

Por medio de una publicación en redes sociales, el senador Hernández consideró el acto como un mal logro de la justicia en aras de la impunidad de “bandidos”. Así, expresó su decepción con las siguientes palabras: “Se siente frustración ver a estos miserables burlándose en libertad. En los últimos años he visto a bandidos como estos gozando de impunidad”, sostuvo.

Incluso, el mensaje de Hernández estuvo tan marcado por el desacuerdo, que algunas de sus palabras aseguraron su compromiso con un merecido desenlace para los “criminales”, incluso, si eso implicaba la muerte: “No sé cuando sea mi último día de vida, pero hasta mi último suspiro seguiré deseando para los criminales, o una tumba o una prisión”, agregó el parlamentario colombiano.

El arresto de Saab tuvo lugar en junio de 2020 en Cabo Verde, África, cuando su avión privado se detuvo para abastecerse de combustible en su camino a Caracas desde Teherán. Estaba acusado por una serie de delitos, incluyendo lavado de activos, y señalado como presunto colaborador en esquemas de corrupción dentro del gobierno venezolano.

Tras su detención, Caracas se movilizó activamente para evitar su extradición a Estados Unidos, argumentando que Saab había adquirido la ciudadanía venezolana y nombrándolo embajador ante la Unión Africana en diciembre de 2020.

Funcionarios colombianos, en contra de la liberación de Saab

Así como Jota Pe Hernández, varias figuras políticas colombianas han levantado su voz para condenar, o rechazar la excarcelación de Saab.

Por ejemplo, la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, manifestó que “La negociación de EE.UU con el genocida mafioso Nicolás Maduro terminó con la libertad de Saab”, significaba que “un genocida doblegó a los EE.UU”.

Francisco Santos, expresidente de Colombia, también se refirió al hecho como una victoria “de las dictaduras como la de Nicolás Maduro.

Por su parte, el expresidente Álvaro Uribe pidió que el intercambio de prisioneros sirva para garantizar los derechos democráticos de Machado, quien fue excluida de la contienda electoral a pesar de haber ganado las primarias para las elecciones presidenciales venezolanas previstas para 2024

Álex Saab, un presunto testaferro de la corrupción venezolana

La relevancia del caso de Saab tiene que ver con su participación en las relaciones políticas de Colombia con el país vecino. En 2011, en el contexto del acuerdo de inversión firmado bajo la presencia de los ex presidentes Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, Saab representó a la empresa Fondo Global de Construcciones con el objetivo de importar materiales para el proyecto Gran Misión Vivienda venezolano.

Sin embargo, en línea con la información de la BBC, las autoridades de EE.UU. afirmaron que los materiales no fueron entregados o lo fueron con sobrecostos significativos. A la vez, un reportaje investigativo del portal Armando.Info señaló que Saab habría recibido 159 millones de dólares para la importación de materiales de vivienda, mientras entregó productos por un valor aproximado de solo 3 millones de dólares.

El nombre de Alex Saab también estuvo relacionado con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), un programa del gobierno venezolano para la distribución de alimentos. En 2018, se reveló que Saab y Álvaro Enrique Pulido Vargas habrían obtenido contratos millonarios a través de este esquema. En julio de 2019, el Departamento de Justicia de EE.UU. lo acusó, junto con Pulido, de lavar hasta 350 millones de dólares aprovechando el sistema de control cambiario en Venezuela. Según la exfiscal venezolana Luisa Ortega Díaz, Saab operaba como testaferro de una empresa vinculada con Maduro. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *