lunes, febrero 26, 2024
Variedades

Chile aparca el debate constitucional al rechazar una segunda propuesta de carta magna

Por segunda vez en poco más de un año, los chilenos rechazaron en las urnas una propuesta de nueva Constitución y decidieron mantener la carta magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y aparcar el debate constitucional iniciado tras las masivas protestas de 2019.

Con más del 99,65 % de los votos escrutados, el 55,76 % de los electores rechazó un texto con sello conservador, elaborado por un órgano liderado por la ultraderecha y la derecha tradicional, frente al 44,24 % que optó por aprobarlo.

Integrantes del denominado Team Patriota celebran los resultados del plebiscito constitucional, en Santiago (Chile). EFE/Elvis González

La opción de rechazar el texto se impuso en la mayoría de las dieciséis regiones del país, especialmente en la capital, Valparaíso (centro) y Antofagasta (norte), donde hubo casi 20 puntos de diferencia.

Segunda propuesta rechazada

Este segundo intento por tener una carta magna que sustituya a la que instauró en 1980 la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) arrancó en septiembre de 2022, cuando una contundente mayoría rechazó en otro plebiscito un proyecto escrito por una convención de mayoría izquierdista que proponía un profundo cambio en el modelo de país.

El resultado de este domingo supone un varapalo para el ultraderechista Partido Republicano, que tuvo un peso fundamental en la redacción del nuevo texto y aspiraba a convertirse en la fuerza hegemónica de la derecha.

Un ciudadano vota durante la jornada del plebiscito constitucional hoy, en el estadio Nacional de Santiago (Chile). EFE/ Elvis González
Un ciudadano vota durante la jornada del plebiscito constitucional en el estadio Nacional de Santiago (Chile). EFE/ Elvis González

Mientras que tanto la derecha tradicional y la ultraderecha defendían que la propuesta se hacía cargo del problema de la inseguridad y ponía fin a la incertidumbre institucional que generaron las masivas protestas de 2019, la izquierda aseguraba que el texto era “dogmático” y profundizaba en el modelo neoliberal implantado durante el régimen militar.

“Independientemente del resultado vamos a seguir trabajando por las prioridades de la gente”, dijo tras depositar su voto el presidente Boric, quien no se ha involucrado directamente en esta elección, a diferencia de lo que hizo en el plebiscito del año pasado.

La opción de rechazar la propuesta constitucional se impuso en la mayoría de las dieciséis regiones del país, especialmente en la capital, Valparaíso (centro) y la norteña Antofagasta.

Líder de la ultraderecha admite el fracaso

El presidente del Partido Republicano, el ultraderechista José Antonio Kast, reconoció la derrota de su formación en el plebiscito para cambiar la Constitución escrita en dictadura -y parcialmente enmendada en democracia- por un texto de matiz conservador que el mismo impulsó.

“Algunos dicen que las elecciones no se ganan ni se pierden, sino que se interpretan. Los republicanos somos distintos, cuando ganamos, ganamos, y cuando perdemos, perdemos. Esta noche una gran mayoría de chilenos ha rechazado la propuesta constitucional que nosotros impulsamos. Reconocemos esa derrota con mucha claridad. Fracasamos en el esfuerzo por convencer a los chilenos de que esta era una mejor Constitución que la vigente”, afirmó.

Una vez admitida la derrota, el excandidato presidencial en 2022 trató de girar el debate hacía el Gobierno y la izquierda, a los que acusó de haber llevado a Chile a una discusión innecesaria que ha lastrado el país.

“Ni el gobierno ni la izquierda pueden celebrar. El daño que ha sufrido Chile en los últimos cuatro años es gigante y costará décadas repararlo. Mi esperanza es que hoy se cierre una etapa triste de nuestra historia, que empezó con un estallido delictual insurreccional que atentó contra nuestra institucionalidad y que hoy terminó con una masiva jornada institucional”, señaló en alusión a las protestas surgidas en octubre de 2019.

“La política está en deuda con el pueblo de Chile”, dice Boric

“La política ha quedado en deuda con el pueblo de Chile”, reconoció el presidente chileno, Gabriel Boric, al admitir que fue incapaz de redactar una propuesta constitucional de consenso, al tiempo que pidió a las fuerzas políticas “respetarnos y volver a encontrarnos”.

“El país se polarizó, se dividió y, al margen de este contundente resultado, el proceso constituyente no logró canalizar las esperanzas de tener una nueva Constitución redactada por todos”, indicó el mandatario, quien confirmó en cadena nacional de radio y televisión que no impulsará un nuevo proceso constituyente, porque “las urgencias son otras”.

Fotografía cedida por la Presidencia de Chile del presidente Gabriel Boric durante una rueda de prensa luego de votar la jornada del plebiscito constitucional, en Punta Arenas (Chile). EFE/Presidencia de Chile

Entre ellas, el mandatrio citó el aumento de las pensiones, la aprobación de un nuevo pacto fiscal y el retorno a la senda del crecimiento económico, tras un 2023 en el que la economía chilena mostró un crecimiento nulo.

“Lo que hoy demanda la ciudadanía es mayor capacidad de diálogo, consenso, abandonar las trincheras y las posiciones parciales para concentrarnos en dar solución a los problemas más apremiantes”, subrayó. Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *