sábado, marzo 2, 2024
Variedades

La fiscal de Perú no acude al Congreso y pide que se reprograme su citación

La fiscal general de Perú, Patricia Benavides, no acudió a declarar ante la Comisión de Fiscalización del Congreso que la había citado para que responda sobre las acusaciones de liderar una presunta red criminal dedicada al tráfico de influencias en el Ministerio Público.

El grupo legislativo presidido por el parlamentario Wilson Quispe, del partido marxista Perú Libre, la convocó desde las 8.00 horas (13.00 GMT) de este jueves a Benavides.

Quien señaló que había enviado un oficio en el que pide que se reprograme esa invitación para la próxima semana.

Quispe lamentó haber recibido el oficio enviado por la Secretaría General del Ministerio Público, que solicitó “precisar y delimitar de manera concreta el asunto de interés público”.

La fiscal general de Perú no acude al Congreso y pide que se reprograme su citación
Fotografía de archivo cedida por el Ministerio Público de Perú del 4 de enero del 2023, donde se observa a la fiscal general de Perú Patricia Benavides. EFE/Ministerio Público de Perú

Que motivaba la citación, y pidió que esta sea reprogramada para la próxima semana.

Legisladores piden esclarecer acusaciones

En respuesta a esta solicitud, la legisladora izquierdista Ruth Luque afirmó que “no hay razón” para que la comisión “pregunte cuál es el tema de interés”, ya que “sindican a la representante del Ministerio Público como la líder de una organización criminal”.

El parlamentario Carlos Zevallos, del partido derechista Podemos Perú, también enfatizó que “la materia de la citación ha sido clara.

Porque estos actos tienen que ser esclarecidos” y coincidió con otros legisladores en el pedido para que se conforme una comisión investigadora de las denuncias contra Patricia Benavides.

A su turno, la congresista liberal Flor Pablo señaló que “realmente esperaba encontrar a la Fiscal de la Nación” en el Congreso.

Ya que consideró que esta era su “oportunidad de dar explicaciones y no pedir precisiones” al grupo parlamentario.

Posteriormente, la comisión aprobó un pedido de cuestión previa presentado por el legislador Sergio Montalvo.

La fiscal general de Perú, Patricia Benavides, no acudió a declarar ante la Comisión de Fiscalización del Congreso que la había citado para que responda sobre las acusaciones de liderar una presunta red criminal dedicada al tráfico de influencias en el Ministerio Público.
El presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso de Perú, el parlamentario Wilson Quispe (d), preside dicha comisión, en el Congreso en Lima (Perú). EFE/Paolo Aguilar

Para que se solicite al pleno que invite para este mismo jueves a Benavides, la fiscal anticorrupción Marita Barreto y la presidenta de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), Imelda Tumialán.

Las investigaciones en marcha

El pasado lunes, el Equipo Especial de Fiscales Contra la Corrupción del Poder (Eficcop) y la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (Diviac) de la Policía.

Realizaron detenciones y allanamientos de viviendas y oficinas de asesores y exasesores de la fiscal general, como parte de la investigación de una presunta organización criminal “en la alta dirección del Ministerio Público”.

Esa organización enfrenta acusaciones de influir “ilícitamente en decisiones de congresistas” para destituir a los titulares de la Junta Nacional de Justicia (máximo órgano de gobierno de la judicatura).

Designar al actual defensor del pueblo, Josúe Gutiérrez, y inhabilitar a la ex fiscal general Zoraida Ávalos.

Patricia Benavides destituye a Barreto

Apenas conocida la investigación, Benavides destituyó a Barreto como la coordinadora del Eficcop.

Luego aseguró que se trataba de “un acto torpe” para intentar bloquear las pesquisas que sigue contra los máximos representantes del gobierno por las muertes durante las protestas que se desarrollaron de diciembre a marzo pasado.

En ese sentido, presentó de inmediato una denuncia constitucional en el Congreso por el delito de homicidio calificado contra la presidenta Dina Boluarte; el primer ministro, Alberto Otárola, y otras altas autoridades.

Tras ese anuncio, Boluarte señaló que la decisión de la fiscal era una “deleznable maniobra política” con la que pretende “distraer la atención” de la ciudadanía de las investigaciones en su contra. Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *