18 de julio , 2024
Internacional

Trump vuelve al juicio civil en Nueva York y se queja de que interfiere con su campaña

El expresidente estadounidense Donald Trump (2017-2021) volvió este martes al tribunal de Nueva York donde se celebra el juicio por fraude en la Organización Trump, en el que está acusado, y repitió sus quejas de que es injusto e interfiere con sus aspiraciones presidenciales.

Estaba previsto que hoy testificara el antiguo abogado personal del empresario, Michael Cohen, que es ahora uno de sus mayores enemigos, pero este pospuso su declaración por un problema de salud, por lo que el contenido de la sesión fue el habitual: analizar cifras, tablas o correos.

Según medios locales, testificaron una contable de la empresa, que dijo que el exj efe financiero Allen Weisselberg la instó a omitir cifras en un informe de una propiedad para incrementar su valor, y un antiguo ejecutivo de una inmobiliaria, que señaló las discrepancias entre las valoraciones que hizo y las de la empresa.

Esas valoraciones están en el centro de este caso civil: la Fiscalía acusa a Trump, dos hijos y dos ejecutivos de la Organización Trump de inflar el valor de los activos durante años para obtener condiciones favorables con bancos y aseguradoras, y por ello le exige 250 millones de dólares en daños.

Trump acudió a la sala por cuarta vez tras asistir los tres primeros días del juicio -que comenzó el 2 de octubre- y decidió quedarse pese a la baja de Cohen, aprovechando para quejarse ante los medios de que el proceso judicial importuna sus planes para regresar a la Casa Blanca.

La fiscal Letitia James, que también estuvo presente hoy y a la que Trump llamó “incompetente”, también se dirigió a los medios para redoblar sus argumentos: que el imperio inmobiliario del expresidente se alza “sobre mentiras” y que está segura de que ganará el juicio, algo que no está en manos de un jurado, sino de un juez.

La Fiscalía ya obtuvo una primera victoria antes de comenzar el juicio, cuando el juez Arthur Engoron dictaminó que Trump y los otros acusados eran responsables de fraude continuado en la Organización Trump y emitió una orden de cancelación de sus licencias de negocio, que estos han intentado frenar alegando que no es lo bastante clara.

A diferencia de su anterior visita, en la que arremetió contra el juez Engoron, y de la que se llevó una “orden mordaza” que le impedía comentar sobre el personal del tribunal, hoy Trump dijo que respeta al magistrado pero matizó que el Partido Demócrata “lo maneja como si fuera una (máquina de) pinball”.

Trump criticó también hoy otra orden “mordaza” que le impuso ayer una jueza en otro caso, el del intento de revertir las elecciones de 2020 y promover el asalto al Capitolio, y que le prohíbe atacar o insultar al fiscal, al personal judicial y a los testigos para evitar que sus constantes declaraciones interfieran en ese proceso.

Se espera que Trump asista de nuevo mañana al juicio civil por fraude en Nueva York, que durará hasta finales de diciembre, y que más adelante se siente en el banquillo de los testigos. Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *