lunes, abril 22, 2024
General

Salud Hernández también atacó a Escalona y su hija lo defendió

El vallenato es reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, y sus exponentes la mayor referencia para las nuevas generaciones. Hablar de juglares y maestros del género, es sinónimo de respeto por un folclor que identifica a Colombia ante el mundo.

Durante los últimos días, los ataques a grandes cantantes, como por ejemplo, el más reciente por parte de la periodista Salud Hernández Mora contra el ‘Cacique de La Junta’, Diomedes Díaz, ha causado repudio y en defensa a su memoria salió a paso su hija Lily Díaz, quien pidió a la comunicadora respeto y coherencia al referirse a su padre.

La periodista dedicó una columna titulada: “Sanción social para Diomedes Díaz”, publicada el pasado 20 de mayo en la revista Semana.

Pero este hecho, aunque parezca aislado en el comportamiento profesional de Hernández Mora, demuestra que su pluma se inclina hacia una arremetida contra el vallenato, aunque sus orígenes nada tenga que ver con Colombia.

Por ello, El País Vallenato hace referencia al bochornoso ataque que Salud Hernández Mora, también hizo al maestro Rafael Escalona en el año 2013, bajo el mismo criterio despectivo que esta vez utilizó contra Diomedes Díaz.

De manera implacable, la profesional de la comunicación público en el diario El Tiempo una columna titulada “Que los Castren”, en la cual hace una dura petición contra los abusadores sexuales de menores.

Pero lo curioso del caso, y sin ningún contexto justificables, Salud Hernández, ‘forzadamente’ menciona al compositor patillalero Rafael Escalona, entre las líneas humillantes y ofensivas que contenían el artículo de opinión.

“¿Cómo permitimos que el 20 por ciento de los embarazos de adolescentes en zona rural sea por incesto? ¿Cómo le reímos la gracia a un cantante como Escalona porque era tan macho que dejó 29 hijos reconocidos además de ni se sabe cuántos sin darles apellido? Deberían suponer un borrón en su biografía su infinita irresponsabilidad y su intolerable machismo…”, se lee en la columna.

SU HIJA SE DEFENDIÓ CON SU PLUMA

Ante esta inaceptable referencia, Taryn Escalona, hija de Rafael Escalona, respondió a la periodista de la misma manera, con su pluma, a través de una columna publicada en el diario El Tiempo titulada: “¿Castrar a Escalona?”

“El domingo 27 de enero, Salud Hernández Mora expuso el taquillero asunto de los abusadores sexuales, y tuvo el desafortunado repentismo de «adornar» el tema incluyendo, ¡forzado!, el nombre de Escalona.

Pero Hernández-Mora no trata de envenenar la memoria de nuestra gloria caribe de cualquier manera, sino que, recurrente, cuestiona su existencia… Quiere la mujer que Escalona hubiera sido castrado, y con ello… ¿que mis hermanos ni yo hubiéramos nacido? ¡De paso, propone erradicarlo de nuestra historia cultural! Solo ignora que todos los hijos de Escalona somos uno solo, en la defensa de su memoria, porque fue ejemplo y orgullo para nosotros, y nos enseñó a no arrodillarnos ante la codicia de quienes usan nuestros modos para engrandecer los propios. Escalona jamás hizo apología del crimen, siempre fue un vallenato gentil, generoso y educado que amó a sus hijos, a sus amigos, amó la vida y a sus mujeres -sin vergüenzas en ello- y jamás maltrató a nadie, porque fue un caballero a carta cabal, que solo cometió lírica inolvidable.

En común, mi padre y Salud tienen dos libros: Escalona es parte de Cien años de soledad. Hernández engrosa las páginas de Mi confesión, la bitácora criminal de Castaño Gil”, escribió la también comunicadora social Taryn Escalona.

Esta columna de opinión, en su tiempo, fue muy leída en el Caribe colombiano y en el interior del país, generando comentarios en defensa del maestro Rafael Escalona, exaltando su legado como el juglar más grande que ha dado la música vallenata.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *