sábado, junio 22, 2024
Internacional

Unicef reportó que 190 niños murieron por los combates en Sudán

Los combates entre facciones militares que se disputan el poder en Sudán han causado la muerte confirmada de 190 niños y provocado heridas en 1.700, denunció este viernes Unicef, la agencia de Naciones Unidas para la protección de la infancia.

Esta cifra solo incluye a los niños que consiguieron llegar a centros de atención médica llevados por sus familiares y que fallecieron allí, por lo que se cree que el número real de menores muertos es mayor, reconoció el portavoz de Unicef, James Elder, en una rueda de prensa en Ginebra.

Además, esa cifra solo cubre los primeros once días desde el inicio de las hostilidades, el pasado 15 de abril, debido a que la violencia armada hace cada vez más difícil recoger información en el terreno sobre el impacto del conflicto en la población civil.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este viernes que el conflicto en Sudán ha causado la muerte de 551 personas y que casi 5.000 personas han resultado heridas.

Las instalaciones médicas, desde centros de atención primaria hasta hospitales, están siendo objeto de ataques de distinto tipo, con 28 incidentes reportados.

La primera consecuencia de esta situación es que sólo el 16% de los establecimientos médicos en la capital Jartum -la zona urbana más afectada por los combates entre facciones militares que se disputan el poder- operan a toda su capacidad y el 60% ha dejado de funcionar completamente. confirmó la OMS.

Asimismo, la ONU señaló que ningún país del mundo debe hacer retornar en las circunstancias actuales a sudaneses a su país, sean estos refugiados o migrantes, ya que esto puede suponer un riesgo para sus vidas por el conflicto armado que ha estallado entre facciones militares rivales que se disputan el poder.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) tiene constancia de que hay 845.000 sudaneses refugiados, la gran mayoría en los países vecinos, pero también en Europa, Norteamérica y Malasia, además de un número indeterminado de trabajadores migrantes en el exterior.

“Los refugiados y migrantes en el exterior, aunque no formen parte del sistema de asilo, no deben ser retornados o expulsados, ni siquiera si tienen visados o pasaportes vencidos”, declaró a la prensa en Ginebra la directora de Protección Internacional de ACNUR, Elizabeth Tan.

(Con información de EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *