20 de julio , 2024
Internacional

China se negó a participar en un estudio de la ONU para el control de pandemias

China no participará en un proyecto de las Naciones Unidas para inspeccionar los mercados húmedos asiáticos y otras instalaciones con alto riesgo de propagación de enfermedades infecciosas de animales a humanos, a pesar de las largas conversaciones mantenidas con Beijing, según dijo a Reuters un responsable de la ONU.

La reticencia de China a unirse al proyecto de la ONU en el que participan otros países asiáticos puede agravar la frustración de los investigadores de todo el mundo, que han estado presionando a Beijing para que comparta información sobre los orígenes del COVID-19, en su intento por prevenir futuras pandemias debidas a la transmisión de enfermedades de animales a humanos.

Cuatro países asiáticos —China, Tailandia, Vietnam y Laos— fueron seleccionados inicialmente para el estudio por el comité científico asesor del proyecto, denominado Safety across Asia For the global Environment (SAFE), porque albergan múltiples instalaciones que presentan riesgos por enfermedades que se transmiten de animales a humanos, también conocidas como zoonóticas, explicó el responsable de la ONU.

La selección para el proyecto, iniciado en julio de 2021, también se hizo tras detectar, investigar y enjuiciar importantes casos de tráfico de animales salvajes en esos países, lo que aumentó los riesgos zoonóticos, dijo el responsable.

«China estaba inicialmente en conversaciones para formar parte del proyecto», dijo el responsable, que declinó ser nombrado al tratarse de información sensible.

El responsable dijo que las conversaciones con China siguen en curso, pero no aclaró con qué institución estatal está manteniendo conversaciones el proyecto de la ONU.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China y la Administración Nacional de Bosques y Pastizales (NFGA, por sus siglas en inglés), que supervisa la gestión de la fauna salvaje y participó en las conversaciones iniciales con los organizadores del proyecto, no respondieron a las peticiones de comentarios.

El responsable dijo que la NFGA mostró inicialmente interés en el proyecto, pero que finalmente rechazó unirse, y alegó que no entraba dentro de sus competencias. La agencia no indicó qué organismos gubernamentales se encargarían del asunto, dijo el responsable.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD, por sus siglas en inglés), que vigila el tráfico ilegal de especies silvestres y coordina el proyecto SAFE, no hizo comentarios de inmediato.

Después de que una cepa de coronavirus que causa la enfermedad COVID-19 fuera identificada por primera vez en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, muchos investigadores sospecharon que se había propagado allí en un mercado de animales vivos.

Desde entonces, China ha prohibido la venta y el consumo para la alimentación de animales salvajes. A pesar de la prohibición, los expertos advierten que los riesgos aún persisten.

“Hay lagunas evidentes en las restricciones que todavía plantean un riesgo de enfermedad zoonótica”, dijo Peter Li, especialista en políticas de China para Humane Society International, una organización sin fines de lucro con sede en Washington.

En su opinión, China sigue permitiendo la cría masiva de animales salvajes para el comercio de pieles, la medicina tradicional, el comercio de animales de compañía y para su entretenimiento o exhibición en condiciones de escaso bienestar.

Los órganos de seguridad pública de China han gestionado más de 70.000 casos penales relacionados con animales salvajes entre 2020 y 2022, y en el proceso han confiscado 1,37 millones de animales salvajes, según ha informado la agencia estatal de noticias Xinhua.

Según el sitio web de la Asamblea Popular Nacional, en mayo entrará en vigor la ley revisada sobre fauna salvaje, diseñada para colmar lagunas normativas.

UN COMIENZO LENTO

Las inspecciones del proyecto SAFE no comenzaron hasta octubre del año pasado, cuando los asesores del proyecto visitaron el zoo de Khao Kheow y un café en Tailandia. Desde entonces se han realizado otra docena de encuestas en el país.

El objetivo es impulsar la prevención y la preparación ante la pandemia, dijo el responsable, que señaló que los resultados de las encuestas se compartirían únicamente con los Estados participantes.

Después de que China abandonara las conversaciones iniciales, fue sustituida por el Estado malasio de Sabah, en la isla de Borneo, según la lista de países participantes publicada en el sitio web oficial del proyecto.

Se inspeccionarán unas 40 instalaciones en cada país participante para identificar posibles riesgos de transmisión de enfermedades.

Entre las instalaciones que se inspeccionarán figuran restaurantes, mercados húmedos, instalaciones de suministros biomédicos, zoológicos e instalaciones de cría. Los mercados húmedos son aquellos en los que se venden animales salvajes junto con carne y verduras frescas.

Vietnam y Laos aún tienen que aprobar los estudios. El responsable de la ONU espera que ambos países den su visto bueno formal en las próximas semanas o meses. Sabah, en Malasia, ha autorizado las visitas sobre el terreno.

Un segundo responsable de la ONU, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) que ejecuta el proyecto, dijo que las prácticas que pueden aumentar los riesgos de transmisión de enfermedades incluyen la falta de higiene, la mezcla de diferentes especies animales y el uso de jaulas superpobladas.

El proyecto, financiado por la Unión Europea y que se extenderá hasta julio de 2024, podría ampliarse para incluir a la Organización Mundial de la Salud (OMS) si se identifican consideraciones de salud pública, dijo el primer responsable de la ONU.

(Con información de Reuters)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *