Defensoría del Pueblo emite alerta por riesgos en zonas rurales de Neiva

Como consecuencia de amenazas proferidas contra líderes sociales y sus familias por supuestamente estar apoyando a otro grupo armado legal o ilegal, la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana de inminencia para los corregimientos de Vegalarga y Río Ceibas, de la zona oriental de Neiva, y las áreas colindantes de los municipios de Tello, Baraya, en Huila”.

«Hay una situación de riesgo inminente y se advierten atentados contra la vida, integridad, libertad y seguridad de la población civil, que se pueden materializar en amenazas, desplazamientos, homicidios, tributación forzada vía exacción o extorsión y de manera posible, aunque remota, enfrentamientos con interposición de población civil», afirmó el Defensor Carlos Camargo Assis.

En el documento se explica un antecedente directo, ocurrido el 24 junio de 2022, cuando seis integrantes de la facción disidente de las antiguas Farc-EP Segunda Marquetalia entraron a una casa del sector conocido como ‘Cinco Veredas’ (integrado por las veredas Canoas, San Miguel, Primavera, Los Alpes y Palestina) del corregimiento Río Ceibas, en Neiva. Allí, los hombres armados ordenaron que uno de los pobladores saliera de su vivienda para irse con ellos, pero la comunidad, rápida y masivamente, acudió al lugar para impedir que se consumara cualquier hecho de violencia en contra de esta persona o su familia.

La alerta indica que, debido a esto, los líderes y lideresas comunales de las veredas aledañas habrían controvertido a las personas armadas, exigiéndoles respeto por su territorio, no imponer más cobros y extorsiones a los pobladores, agricultores y comerciantes, ni atentar contra la vida e integridad de los habitantes de sus comunidades.

No obstante, desde la Defensoría del Pueblo se registraron eventos de desplazamiento, entre los cuales se puede citar el de un líder ambiental y todo su núcleo familiar que salieron del corregimiento por amenazas recurrentes, fueron extorsionados y víctimas de despojo al abandonar sus tierras.

Toda esta situación generó que la comunidad de los corregimientos de La Ceiba y Vegalarga se declarara en asamblea permanente y varias entidades del nivel regional y la fuerza pública llevaron a cabo acercamientos y mesas de trabajo con las comunidades por la gravedad de la situación y se adoptaron varias medidas; pero las amenazas en contra de los líderes y lideresas comunales y comunitarios se recrudecieron en febrero de este año.

Esto afecta nuevamente y de manera discriminada al sector de ‘Cinco Veredas’ y los habitantes de las veredas Santa Librada, Roblal y San Antonio, del corregimiento vecino de Vegalarga, en el municipio de Neiva. Además, se dio un aumento inusitado en las extorsiones y exacciones forzadas (cobró de ‘impuestos’) que han despertado las alarmas de la comunidad.

“No solo son las acciones violentas directas, también es urgente proteger a las comunidades que son estigmatizadas y acusadas de colaborar o prestar auxilio a la Segunda Marquetalia y a los que este grupo armado, por su parte, llama informantes y colaboradores de la fuerza pública y los señala de paramilitares. Las situaciones de señalamiento y estigmatización referidas, así como la falta de respuesta oportuna y adecuada del Estado a las amenazas, extorsiones y otros hechos violentos hacen que muchas personas eviten acudir a las diferentes autoridades a interponer sus quejas o denuncias por desconfianza y temor”, agregó Carlos Camargo Assis.

La Defensoría del Pueblo advierte que, ante la presencia de la facción disidente Segunda Marquetalia y del ELN en la región nororiental del Huila, se actúe teniendo en cuenta que se están creando dos posibles escenarios: la primera es que hay una alianza y distribución funcional para ejercer el control del territorio y los réditos ilegales de las exacciones forzadas. La segunda implica un eventual escenario de disputa entre la Segunda Marquetalia y el ELN con ocasión al control de las extorsiones y contribuciones arbitrarias a comerciantes, transportadores, agricultores y pobladores en general.

También podrían presentarse confrontaciones entre el Ejército y el ELN, dado que este último no participa del actual cese al fuego decretado por el Gobierno. Es posible señalar un riesgo de confrontaciones bélica con interposición de la población civil.

Finalmente, se indica en la Alerta que, en prospectiva del riesgo aquí advertido valdría la pena manifestar que esta dinámica de presencia de grupos armados podría afectar el área urbana de Neiva debido a su proximidad territorial y posibles intereses como el fortalecimiento de sus redes colaboradores y el afincamiento de economías ilegales a través de la asimilación de grupos delincuenciales u otros que controlen el expendio y venta de drogas ilegales, así como las extorsiones y la imposición de contribuciones arbitrarias. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *