sábado, junio 22, 2024
Variedades

América Latina “refleja bien” la tendencia global de represión de derechos

América Latina fue en 2022 un buen reflejo de la tendencia global a restringir algunos derechos humanos -como el de manifestación o el de expresión-, especialmente en casos como el de Perú el pasado diciembre, según alertó la secretaria general de Amnistía Internacional (AI), Agnès Callamard.

“Las tendencias en Latinoamérica reflejan bien las tendencias globales, así que hemos visto el derecho a manifestarse, el derecho a la libertad de expresión y el derecho a la acción colectiva a través de la protesta eran restringidos o reprimidos a través del uso de la fuerza”, lamentó Callamard en diálogo con EFE en París, donde AI presentó su informe global sobre los derechos humanos en 2022.
La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, pronuncia un discurso durante la conferencia de prensa mundial en la que Amnistía Internacional. EFE/MOHAMED BADRA

Para Callamard y su organización, el de Perú fue uno de los casos más ilustrativos del “retroceso” global de los derechos humanos constatado en 2022, un año en el que la atención global estuvo casi monopolizada por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

“Los pueblos indígenas (de Perú) fueron blanco concreto en el contexto de las protestas políticas contra la situación del presidente”, lamentó.

Pero el de Perú no es, según Callamard, el único ejemplo negativo. El trato a los refugiados y migrantes -procedentes a menudo de Venezuela o de América Central- empeoró en países como México o Estados Unidos.
La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, pronuncia un discurso durante la conferencia de prensa mundial en la que Amnistía Internacional. EFE/MOHAMED BADRA

Asimismo, la secretaria general de AI viajó en 2022 a Colombia y, en sus reuniones con “los grupos de las protestas de 2021 en Cali y en otros lugares, comprobó que “no ha habido ninguna rendición de cuentas” por la represión de aquel movimiento social, que dejó muertos, heridos y muchas mujeres víctima de “violencia sexual”.

Callamard precisó igualmente que en 2022 continuó la violencia contra sectores “vulnerables” de la población colombiana, incluidas algunas comunidades indígenas, ya fuera por parte de las “fuerzas militares, grupos armados o por actores corporativos, incluidas compañías mineras o petroleras”.

No obstante, la secretaria general de AI manifestó con optimismo que “hay signos de que el Gobierno colombiano (ahora encabezado por Gustavo Petro) está preparado para pasar actuar de forma positiva”. En ese sentido destacó la adopción en 2022 de la ley que despenalizó el aborto en Colombia para ciertas circunstancias. Con EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *