Sigue el confinamiento en Arauca por la guerra territorial entre disidencias y el Eln

La Defensoría del Pueblo reportó que continúa el confinamiento de las comunidades en el sector de Marreros, en límites de los municipios de Arauquita y Puerto Rondón, en el departamento de Arauca, como consecuencia de la guerra territorial que libran las disidencias de las Farc y el Eln.

El organismo de control humanitario indicó que a través de su Regional Arauca, viene adelantando una misión de verificación en terreno sobre las afectaciones humanitarias que han dejado para las comunidades los combates entre los dos reductos armados.

Agregó que en la visita se ha logrado constatar que en las veredas Lejanías, Normandía, El Progreso, La Esmeralda y el Palón, del municipio de Puerto Rondón, entre otras, las afectaciones que vienen sufriendo cerca de 1.445 familias desde el año pasado por el conflicto armado, y que se acentuaron como consecuencia de las confrontaciones ocurridas durante los días 10 y 11 de enero del presente año.

“Ante estos hechos, las comunidades se encuentran en un estado de temor y zozobra generalizada, con el consecuente desabastecimiento de los víveres necesarios para su alimentación, sin la posibilidad de salir de sus viviendas para asistir a citas médicas y conseguir medicamentos, así como la salida de sus cosechas para su posterior comercialización. Esta situación pone en grave riesgo su derecho a la salud, a la vida y al acceso a servicios o bienes básicos para su supervivencia”, aseguró el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

Así mismo, la misión de la Defensoría del Pueblo advirtió eventuales limitaciones que tendrán los estudiantes para acudir a las instituciones educativas teniendo en cuenta que se aproxima el inicio de clases y hay temor en los padres de enviar a sus hijos a las escuelas y colegios, porque podrían quedar en el medio de las confrontaciones, lo que además genera una vulneración en el derecho a la educación a los niños, niñas y adolescentes de la zona.

Igualmente, la misión de la Defensoría del Pueblo pudo constatar la escasa prestación de los servicios de salud, la escasez de brigadas médicas y el pésimo estado de las carreteras, alcantarillas y puentes por los que transitan las comunidades para acceder a los centros urbanos de los municipios de Puerto Rondón y Arauquita.

“Desde la Defensoría del Pueblo hacemos un llamado a las autoridades de los municipios afectados, especialmente a la administración municipal de Arauquita y Puerto Rondón y a la Gobernación de Arauca, para que de manera inmediata se preste asistencia humanitaria a esta población, a través de la asignación de los recursos necesarios e implementar estrategias urgentes de atención”, solicitó Carlos Camargo.

Finalmente, la Defensoría del Pueblo reitera su llamado a los actores armados para que recuerden que la normativa del Derecho Internacional Humanitario (DIH), es de obligatorio cumplimiento, en cuanto al respeto a la población civil.

“Urge que tanto el ELN como las disidencias de las FARC frenen las acciones armadas en el territorio y que muestren gestos de paz de cara al proceso de diálogo que ha venido impulsando el Gobierno Nacional“, puntualizó Carlos Camargo. Con RSF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *