Defensoría del Pueblo ofrece mediación para que liberen a madre comunitaria secuestrada

A través de su cuenta oficial de Twitter, la Defensoría del Pueblo se ofreció como garante, comonlo ha hecho en ocasiones anteriores, para que se pueda dar la gestión humanitaria para que dejen en libertad a Noraima Carrascal, una madre comunitaria del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) que fue secuestrada en Ocaña (Norte de Santander).

“Una vez se produjo este repudiable hecho, nuestro equipo de la Regional #Ocaña se puso en contacto con los familiares de la víctima, al tiempo que dispuso de los canales humanitarios y de la capacidad institucional para facilitar su pronto regreso a la libertad”, expresaron en el organismo estatal.

Señalaron que el plagio de la mujer ocurrió en zona rural del mencionado municipio y fue perpetrado por una estructura criminal que delinque en esa zona del nororiente del país.

“El pasado 7 de enero hombres armados interceptaron y se llevaron con rumbo desconocido a Noraima Carrascal Picón, madre comunitaria. Los hechos ocurrieron en el sector El Limón, corregimiento de Aguas Claras (…) lugar referido en nuestra #AlertaTemprana 034-2020”, publicaron en la red social.

La mujer, además de su trabajo con el ICBF, se ha destacado como líderesa social entre la comunidad y también cuenta con una microempresa con sede en Aguas Claras, informaron en el portal digital de noticias La Vibrante. Por esta razón la Defensoría del Pueblo reprochó que las estructuras criminales sigan inmiscuyendo a civiles en el conflicto.

“Rechazamos este tipo de actos que vulneran de manera flagrante los derechos humanos. Somos insistentes en el llamado a los grupos armados ilegales a que tengan gestos genuinos que muestren su voluntad de #PazTotal y a que en tal sentido liberen a quienes tienen en su poder (sic)”, trinaron.

A este llamado se sumó también Cristián Jiménez, uno de los concejales de Ocaña, quien recordó la importante función que tiene esta mujer entre la comunidad.

“Pues inicialmente manifestar en mi calidad de concejal el rechazo por este secuestro de una lideresa, una madre comunitaria, más de 30 años al servicio de la niñez, hecho que se presenta en plenos diálogos con el Eln y acercamientos con los demás grupos armados”, citaron de sus declaraciones en la emisora Caracol Radio.

El cabildante aseguró que van en aumento las retenciones ilegales de personas por parte de grupos armados al margen de la ley.

“Es la situación que lastimosamente estamos viviendo y pues necesitamos que el gobierno nacional, ponga sus ojos en la región del Catatumbo y la provincia de Ocaña, porque ya son varias las personas secuestradas en nuestro municipio”, destcaron en el medio radial de lo dicho por el funcionario.

Y es que este es un nuevo caso de secuestro que se reporta en el departamento, tras el de Evangelista Bohórquez, y Mauricio Bohórquez, ambos miembros de una misma familia que han sido víctima de varios plagios en su contra y de los que no se tiene noticia desde 2020 y 2022, respectivamente.

A Evangelista se lo llevaron en el inicio de la pandemia cuando se movilizaba junto con su compañera sentimental y uno de sus hijos en el corredor vial entre Ocaña y Río de Oro (Cesar). Allí un grupo de hombres armados se lo llevaron a la zona montañosa del Catatumbo, señalaron en el periódico regional La Opinión.

Su pariente, Mauricio, fue secuestrado el pasado 25 de octubre de 2022, también en la población de Aguas Claras por otro grupo de hombres armados. Con Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *