El príncipe Enrique dice que ni a Guillermo ni a Catalina les gustó Meghan


Así lo confesó en una entrevista con el canal británico ITV.

El príncipe Enrique ha afirmado que su hermano Guillermo, heredero al trono británico, y su esposa Catalina «se llevaron mal» con Meghan «desde el principio» debido a prejuicios sobre ella exacerbados por la prensa británica.

El hijo menor del rey Carlos y la difunta princesa Diana ha revelado detalles sobre la relación con su familia en una entrevista con el canal británico ITV, antes de que el próximo martes se publique su biografía, titulada en español «En la sombra».

En las próximas horas se difundirán otras tres entrevistas que ha concedido a cadenas estadounidenses, después de que, además, en los últimos días la prensa haya publicado ya múltiples filtraciones del libro.

En la conversación con el periodista británico Tom Bradby, Enrique dice que los estereotipos sobre Meghan por ser «americana, actriz, divorciada, mestiza» actuaron como «una barrera» que impidió a Guillermo y Catalina «acogerla».

Su hermano mayor, según afirma, llegó a agredirle tras discutir con él sobre su esposa estadounidense por calificarla de «grosera» y «abrasiva».

Enrique explicó que Guillermo le expresó «sus reservas» antes de su boda con la actriz de la serie «Suits» en 2018, aunque no le prohibió casarse con ella. «Será difícil para ti», le advirtió no obstante.

El príncipe, de 38 años, confiesa que él mismo tuvo prejuicios sociales y raciales en el pasado, «un sesgo inconsciente» que, a su juicio, afecta a toda su familia, por la institución y por su crianza.

Sobre este asunto, asegura que no acusó a sus parientes de ser «racistas» en una anterior entrevista con Oprah Winfrey en Estados Unidos, tal como publicó la prensa, aunque sí dijo que sufren de ese sesgo inconsciente que, si no se resuelve -avisa-, sí puede elevarse a racismo.

Por ese sesgo inconsciente -sostiene-, un miembro de la familia real expresó preocupación por el color de piel que tendría su hijo con Meghan, confirmó hoy Enrique.

En otro momento de la entrevista, el príncipe acusa a su familia más cercana de sembrar historias en la prensa contra él y Meghan para mejorar su propia imagen y justifica su decisión de contar su propia versión de su vida.

«38 años… 38 años de que mi historia sea contada por otras personas, con giros y distorsiones intencionales. Me pareció que era el momento de adueñarme de mi historia y contarla por mí mismo», dice.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *