viernes, junio 14, 2024
Variedades

Renunció el director general del servicio penitenciario de Ecuador

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, ha aceptado este domingo la renuncia de Bolívar Garzón como director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI) cuando apenas ha ejercido sus funciones durante 47 días.

La renuncia de Garzón se produce tras una nueva masacre en la Penitenciaría del Litoral donde han perdido la vida 68 personas y al menos otras 25 han resultado heridas.

Así, la Secretaria General de Comunicación de la Presidencia de Ecuador ha publicado en sus redes sociales un decreto en el cual se confirma que Lasso acepta la renuncia de Garzón y le agradece los servicios prestados.

El ya ex director general de SNAI asumió su cargo a finales de septiembre, cuando el país seguía conmocionado por otra masacre en la Penitenciaría del Litoral en la que casi 120 personas fallecieron.

Ahora el dirigente del servicio penitenciario ecuatoriano volverá a ser Fausto Cobo, quien ostentó la dirección general de SNAI hasta la llegada de Bolívar y que actualmente ejerce las funciones como titular del Centro de Inteligencia Estratégica, recoge el diario ‘El Universo’.

RENUNCIA DEL JEFE DEL COMANDO CONJUNTO DE LAS FFAA

Lasso también aceptó la renuncia del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Jorge Cabrera, quien dimitió tras la crisis carcelaria que atraviesa el país, agravada por la matanza, el sábado, de 68 reos en la penitenciaría de Guayaquil.

El gobernante suscribió este domingo un decreto en el que dice “aceptar la renuncia y agradecer por los diligentes y leales servicios prestados al país al Vicealmirante Jorge Cabrera Espinosa en el ejercicio de sus funciones como Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas”.

El jefe de Estado designó al general de División, Orlando Fabián Fuel Revelo, para reemplazar a Cabrera.

A través del mismo decreto, designó al general de Brigada, Luis Enrique Burbano Rivera, como Comandante General de la Fuerza Terrestre.

En un segundo decreto, el gobernante aceptó la renuncia del coronel Fernando Garzón al cargo de Director General del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores y agradecerle por los servicios prestados (SNAI), encargada del tema penitenciario.

En el mismo documento señaló que encarga la Dirección General del SNAI al titular del Centro de Inteligencia Estratégica, pero en ninguno de los decretos se explica las razones de las dimisiones.

Los cambios en las autoridades militares y de prisiones se dan un día después de que reos atacaran en el pabellón 2 de la penitenciaría, dejando como saldo 68 presos fallecidos y 25 heridos.

Según el coronel Marco Ortiz, director nacional de investigación técnico científica de la Policía, de la cárcel solo se pudieron levantar 61 cuerpos.

El estado de los cuerpos es variado, aseguró, pues algunos fueron quemados y mutilados en medio de los enfrentamientos, por lo que solo han podido tomar huellas dactilares de 45 de los 61 cuerpos.

Al resto de cadáveres se debe realizar “la identificación antropológica y, de ser necesaria, una identificación genética. Eso, obviamente, lleva más tiempo”, agregó Ortiz.

La Secretaría de Derechos Humanos de Ecuador informó de la identificación, hasta la tarde del domingo, de 41 de los 68 reos asesinados el sábado en la penitenciaría de la ciudad costera de Guayaquil (suroeste).

El canal de televisión Ecuavisa presentó el domingo imágenes del estado en el que quedó el pabellón 2, que fue atacado por otros reos.

En las imágenes se apreciaban grandes agujeros en varias paredes por donde pretendían ingresar los reos para atacar a los del pabellón 2, que se había quedado sin su cabecilla, que había sido liberado recientemente tras haber cumplido el 60 % de su condena, según las autoridades.

La matanza del sábado ocurrió en la misma cárcel en la que el pasado septiembre hubo una masacre, que se saldó con la muerte de 118 reos.

Tras esa masacre, Lasso decretó el estado de excepción en el sistema penitenciario, medida que no ha conseguido detener la violencia en las cárceles.

Las autoridades presumen que los enfrentamientos entre los reos obedecen a disputas por territorios entre bandas presuntamente vinculadas con el narcotráfico.

Lasso, presidirá mañana, lunes, una reunión con las más altas autoridades de distintas funciones del Estado para analizar la crisis carcelaria.

(Con información de Europa Press y EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *