lunes, febrero 26, 2024
Variedades

Lago extinto de Groenlandia podría ayudar a entender el efecto del cambio climático

Bajo más de 1,8 kilómetros de hielo se esconde una “cápsula del tiempo” de sedimento que ayudaría a entender el surgimiento de los glaciares.

Científicos encontraron recientemente un lago de cientos de miles de años, o incluso millones, enterrado bajo las capas de hielo del noroeste de Groenlandia. Su análisis podría dar información muy útil para entender los procesos de cambio climático.

El hallazgo no tiene precedentes en esa parte del mundo, pese a que desde hace al menos dos años se sabe que debajo de la inmensa capa de hielo -la segunda más grande del mundo después de la Antártida- hay agua líquida atrapada.

El nuevo hallazgo es de una naturaleza diferente al de más de 50 lagos subglaciales que fueron encontrados en todo el 2019. Ambos, no obstante, comparten la característica de ser agua líquida descongelada que quedó atrapada entre el lecho rocoso y la capa de hielo que tienen por encima.

Lo que hallaron esta vez los científicos fue la cuenca del lago, que se secó hace mucho tiempo, por lo que allí hay rocas sueltas de hasta 1,2 kilómetros de espesor. Los miles de años de cambios en el clima hicieron que el lugar terminara recubierto por 1,8 kilómetros de hielo, de acuerdo a lo que detalla el estudio publicado en Earth and Planetary Science Letters.

Lo curioso al momento de formarse el lago, la región habría estado libre de hielo. En consecuencia, la cuenca habría albergado un lago inmenso de aproximadamente 7.100 kilómetros cuadrados, una extensión equivalente al área combinada de los estados de Delaware y Rhode Island en los Estados Unidos.

Este enorme lago además habría tenido unos 580 kilómetros cúbicos de agua, alimentando a su vez una red de por lo menos 18 arroyos antiguos que existieron alguna vez al norte de su lecho y que desembocaban en él.

“Este podría ser un depósito importante de información en un paisaje que en este momento está totalmente oculto e inaccesible”, dijo el investigador principal y geofísico glacial Guy Paxman, de la Universidad de Columbia.

“Si pudiéramos llegar a esos sedimentos, podrían decirnos cuándo el hielo estaba presente o ausente”, agregó. Esto es lo que quieren hacer los científicos, pues no solo les permitiría saber con certeza qué tan antiguo es el lago, sino que al analizar el material rocoso suelto en la cuenca podría también arrojar pistas del estado del medio ambiente en Groenlandia hace miles de millones de años.

Los científicos también podrían determinar la limitación de la extensión de la capa de hielo de Groenlandia y así entender mejor lo que pasa con el glaciar el cual ha comenzado un proceso de deterioro que ya no se puede detener.

De acuerdo a los investigadores, la formación del ‘Camp Century Basin’, como bautizaron al lago descubierto, pudo haberse formado en épocas más cálidas para lo que hoy es Groenlandia.

“Estamos trabajando para intentar comprender cómo se ha comportado la capa de hielo de Groenlandia en el pasado (…) Es importante si queremos entender cómo se comportará en las próximas décadas”, sentenció Paxman.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *