sábado, marzo 2, 2024
Actualidad

Disidencias de las Farc: Asesinato de Alvaro Gómez se decidió en mayo de 1982

Según el reducto guerrillero, el crimen se determinó porque el dirigente conservador era un «instigador de la violencia contra campesinos de Marquetalia».

En un comunicado publicado en internet, el reducto disidente de las Farc encabezado por alias Iván Márquez, Jesús Santrich y «el paisa», entre otros, corroboró la versión de los exjefes de la desaparecida organización armada en el sentido de que el asesinato de Alvaro Gómez Hurtado fue obra de las Farc y aseguró que este se decidió en la «séptima conferencia» de la organización guerrillera cumplida en el Meta en mayo de 1982.

El motivo por el cual se decidió matar a Gómez Hurtado fue por considerarlo “el primero en promover la idea de la liquidación militar de los campesinos perseguidos por la violencia de los años 40 y 50, ubicados en la región de Marquetalia, en el sur del Tolima”.

«La acción contra Álvaro Gómez Hurtado derivó única y exclusivamente de su condición de artífice de la instigación de los crímenes que cometió el régimen contra los campesinos de Marquetalia, de su pertinaz y tenebrosa persecución, de sus muertes y lutos», afirman los disidentes de las Farc.

Según los disidentes de las Farc el crimen del excandidato presidencial fue un hecho de “justicia revolucionaria” y resultado “de su condición de artífice de la instigación de los crímenes que cometió el régimen contra los campesinos de Marquetalia”.

Aseguran que “desde el Congreso de la República, fue el primero en promover la idea de la liquidación militar de los campesinos perseguidos por la violencia de los años 40 y 50, ubicados en la región de Marquetalia, en el sur del Tolima”.

Advierten que «aparte de agitar la animadversión contra lo que llamó Repúblicas Independientes, Álvaro Gómez Hurtado fue uno de los enemigos más acérrimos de la reforma agraria impulsada mediante el Frente Nacional».

Además califican de falsas las otras versiones sobre el magnicidio de Gómez Hurtado tenidas en cuenta por las autoridades judiciales del país y citan entre ellas, las de paramilitares como Éver Veloza (alias HH, de narcos como Santa Lopesierra y Luis Hernando Gómez Bustamante (alias Rasguño), «que pretendieron incriminar, por ejemplo, al expresidente Ernesto Samper Pizano».

Finalmente rechazan que el crimen se haya declarado de lesa humanidad, pues advierten que con este no se buscaba el aniquilamiento de una forma de pensamiento político por sus ideas sobre la extradición y el narcotráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *