viernes, abril 19, 2024
Opinión

Las buenas prácticas de comunicación en tiempos de pandemia

Por: Ramón Elías Duarte Quintero

Dice Asun Paniagua en su artículo ¿Cómo comunicar en tiempos de crisis?, “que hay que diversificar los planes porque no hay dos crisis iguales, y precisamente la provocada por el coronavirus es totalmente atípica, no hay precedentes de algo similar”. En estos tiempos la palabra favorita de los coach y manager de las comunicaciones es reinventarse; lo que significa que hay que pensar, idear y reorientar lo que está inventado. Quiero poner como ejemplo de reinvención y crecimiento en tiempos de crisis a la Universidad Popular del Cesar (UPC).

El volumen y la calidad de información que emite esta institución por sus canales y los diferentes medios de comunicación, dan cuenta del compromiso, responsabilidad y eficiencia de esta institución con sus estamentos y comunidad en general. La publicación entre dos y tres boletines diarios, permite visibilizar acciones de la ejecución oportuna y efectiva de sus programas, planes y proyectos. De  esta realidad surge una paradoja: pese a la pandemia, llegaron los buenos tiempos a la UPC, convirtiendo esta amenaza en una oportunidad para innovar y crecer.

Lo que hicieron fue mitigar el riesgo con acciones proactivas, identificando estrategias y aceptando la crisis para eliminar la incertidumbre. Esto se ve reflejado  en el cambio que se viene suscitando en la UPC, transformación que surge a partir de una valoración general de los problemas que ésta venía acusando, lo que le permitió a sus directivos utilizar un conjunto de enfoques y estrategias para la gestión de esta transición y proyectarla a la evaluación y acreditación.

Las buenas prácticas de comunicación propuestas por Fernández Collado (1997) en su visión de la Comunicación organizacional, le han facilitado a la UPC y su equipo de comunicaciones, desarrollar en su quehacer organizacional unos objetivos estratégicos los cuales pone en práctica con sus grupos de interés – stakeholders –, tanto internos como externos, para así alcanzar un resultado final: construir reputación y posicionamiento.

El posicionamiento lo vienen haciendo a través de alianzas con otras universidades, empresas y entidades para hacer presencia institucional en la región y la nación a través de la virtualidad.

La UPC construye y gestiona acciones comunicativas, las cuales se convierten en mensajes para mantener una relación permanente con los medios de comunicación, estamentos, gremios, autoridades y  comunidad.

La presencia institucional y de marca frente a sus homologas es notoria, y reside en la relación con sus usuarios y en la confianza que ésta viene generando a través de sus canales de comunicación (boletines de prensa, publicidad, página web, blogs, conferencias, eventos, redes sociales…). A esto se suma la interacción humana con un lenguaje corporativo lleno de afecto institucional.

La virtualidad en la UPC llegó como una forma de innovación  y crecimiento, y debe quedarse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *